El Futuro de tu Negocio depende de tu estrategia de Upskilling y Reskilling.

Actualizado: feb 23


El Futuro es Hoy

Es increíble que estemos viviendo en el año 2021, para muchos de nosotros hablar de la década de los 2020's era algo tan distante que tan solo imaginar los avances tecnológicos parecería alucinante, probablemente la especie humana estaría viviendo en colonias espaciales, contaría con vehículos voladores autónomos, tendríamos una economía global unificada, existirían androides con inteligencia artificial que cumplirían con las tareas más tediosas, miles hologramas darían una nueva dimensión a nuestra realidad y tendríamos la posibilidad de ir y regresar a cualquier lugar mediante equipos de teletransportación.


Cada uno de estos temas se ha visto más de una vez en las películas de ciencia ficción, pero no te dejes engañar, el futuro parece estar más cerca de lo que piensas. Al mismo tiempo que estas líneas están siendo escritas, el robot explorador más avanzado de la historia “Perseverance” acaba de aterrizar en el planeta marte en búsqueda de muestras que nos ayuden a entender si existe o existió en algún momento alguna forma de vida extraterrestre. Todas las grandes empresas automotrices están migrando a una producción de vehículos 100% eléctricos, comúnmente autónomos y más de una ha generado propuestas de eVOTL (Coches Voladores). Oculus la filial de Facebook dedicada a la Realidad Aumentada, lanzó al mercado las primeras gafas de RA Oculus Quest 2 en tan solo $299 dólares. La empresa Starlink está inundando la órbita baja de la tierra con una constelación de satélites que dará acceso a internet de alta velocidad en cualquier parte del mundo, Bitcoin la moneda digital más importante del planeta se valorizó por encima del Millón de Pesos y la población entera se mantiene aislada por una pandemia global haciendo que los trabajadores asistan a sus empleos solo por medios digitales como Zoom.


Es muy común que cuando las personas sufren pequeños cambios constantes en su físico día con día, estos no son percibidos, sino hasta después de un periodo de tiempo cuando ven la foto del antes y del después, caen en cuenta de la gran cantidad de cambios que han sucedido. Parecería ser que de igual forma el futuro ha alcanzado a nuestras empresas, pero lo más alarmante es que muchos de nosotros probablemente no nos hemos percatado y seguimos actuando como si todo siguiera igual.


Tal vez sea el momento de parar a ver la foto del antes y después, y lo más importante desplegar una estrategia efectiva para hacer frente a todos estos cambios que nos trae el Futuro del Trabajo.


Los 3 Aceleradores del Futuro del Trabajo

Tres mega tendencias están convergiendo hoy en día: la globalización, la cuarta revolución industrial y la pandemia del COVID-19, analicemos un poco más cada uno de estos aceleradores y su influencia en nuestras empresas.


Un Mundo Global

El inicio de esta transformación fue a mediados del siglo XX, con lo que hoy ya más que conocemos como la globalización, este proceso económico, tecnológico, político, social y cultural a escala mundial dio pie a la creciente comunicación e interdependencia entre los distintos países del mundo, uniendo sus mercados sociales a través de una serie de transformaciones sociales y políticas que les brindan un carácter global. La dinámica de trabajo de las organizaciones cambió radicalmente con este fenómeno y los empleados y empleadores empezaron a competir en un mercado global, con empresas transnacionales que se expanden por todo el mundo. No ahondaré mucho en este tema porque ya lo conocemos, pero es importante saber que es el primer detonador.


Velocidad del Desarrollo Tecnológico

El gran detonante es la velocidad con la que avanza el desarrollo y la adopción de la tecnología a nivel mundial, esto es tan radical que hipotéticamente se le denomina Cuarta Revolución Industrial a esta mega etapa de la evolución técnico-económica de la humanidad, todo indica que apenas estamos en el inicio ya que se espera que llegue a su desarrollo pleno para la tercera década del siglo XXI.


Para poder dimensionar esta aceleración, es necesario que adoptemos una mentalidad exponencial, esto implica tener en consideración lo que en futurología se conoce como la Ley de rendimientos acelerados propuesta por Ray Kurzweil uno de los cofundadores de Singularity University y Director de Ingeniería de Google. Lo que a grandes rasgos nos explica esta ley, es que la tecnología avanza a una velocidad exponencial, que con cada iteración se sigue acelerando debido a las capacidades que las herramientas tecnológicas nos dan para desarrollar mejores versiones de estas mismas herramientas, que a su vez ayudan a generar otras y así sucesivamente. Este tema podría exponerse en un artículo completo, pero por ahora lo que debemos entender es que existen tecnologías que se vienen desarrollando a esta velocidad exponencial y que, si no consideramos sus implicaciones en nuestros modelos de negocio, estos terminarán volviéndose completamente obsoletos.


¿Y cuáles son estas tecnologías exponenciales qué van a transformar los negocios? La realidad es que hay una lista interminable y día con día surgen nuevos desarrollos en diferentes partes del mundo, Peter Diamandis también cofundador de Singularity University, le ha dado seguimiento a este avance tecnológico en la trilogía de libros sobre tecnologías exponenciales que escribió en conjunto con Steven Kotler.


El tema del avance tecnológico pareciera ser algo que solo viven las empresas de Silicon Valley, pero no es así, está afectando a todas las industrias a nivel mundial, tanto así que el mismo Foro Económico Mundial incluyó una lista de estas tecnologías en su reporte anual del Futuro de los Trabajos 2020.


Esta es la lista de las tecnologías que para el 2025 es altamente probable que las empresas integren a sus modelos de negocio según el Foro Económico Mundial. - Computación en la nube - Análisis de Big Data - Internet de las cosas y dispositivos conectados - Cifrado y ciberseguridad - Inteligencia artificial - Procesamiento de textos, imágenes y voz - Comercio electrónico y comercio digital - Robots, no humanoides (por ejemplo, automatización industrial, drones) - Realidad virtual y aumentada - Tecnología de contabilidad distribuida (por ejemplo, blockchain) - Impresión y modelado 3D y 4D - Almacenamiento y generación de energía - Nuevos materiales (por ejemplo, nanotubos, grafeno) - Biotecnología - Robots, humanoides - Computación cuántica.


Esto pudiera ser más complejo de lo que parece ya que no solo es entender cada una de estas tecnologías de forma individual, también hay que comprender las implicaciones que tienen cuando se combinan entre ellas para generar nuevas soluciones, herramientas, modelos de negocio, productos, servicios, plataformas y a veces hasta industrias completamente nuevas.


Pandemia Global

En diciembre del 2019 se identificó por primera vez en la ciudad de Wuhan, la capital de la provincia de Hubei, en la República Popular China la enfermedad ocasionada por el virus SARS-CoV-2, el 11 de marzo del 2020 la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció a esta enfermedad como una pandemia. La mayoría de nosotros cuando recibimos esta noticia por primera vez lo veíamos como algo lejano y pensamos que no afectaría nuestras vidas de una manera significativa, pero en tan solo dos meses, la pandemia del COVID-19 ya había destruido más puestos de trabajo que los que destruyó la Gran Recesión en dos años.



La pandemia de COVID-19 provocó que los cambios por la Cuarta Revolución Industrial, que deberían de haber ocurrido a un mediano o largo plazo, se desencadenarán en unos cuantos meses aumentado aún más en velocidad y profundidad el impacto de todas estas tecnologías con esto aceleró la llegada del futuro del trabajo.



La Brecha de Habilidades en el Campo Laboral.

Es de esperarse que a medida que las tecnologías y el panorama competitivo en los modelos de negocio continúan con su rápida evolución, las empresas deberán de igual forma experimentar cambios radicales en las habilidades que requieren de su fuerza laboral, para poder prosperar y crecer en este entorno V.U.C.A (Por las siglas en ingles de Volatilidad, Incertidumbre, Cambio y Ambigüedad). Pero cuando esta velocidad de cambio en las empresas y sus colaboradores no es capaz de seguirle el ritmo a la velocidad que lleva el entorno, se genera una brecha de habilidades. Esta brecha de habilidades en la empresa y el colaborador podría continuar precipitándose hasta volverlos irrelevantes ya que sin duda se reflejará en una pérdida de competitividad, o peor aún en su total desplazamiento.



Según un estudio realizado por la prestigiosa firma de consultoría McKinsey & Company, hasta 375 millones de trabajadores en todo el mundo podrían tener que cambiar de ocupación en la próxima década.


Un claro ejemplo resultante de las fuerzas gemelas de la Cuarta Revolución Industrial y la recesión del COVID-19, es la digitalización del día a día en todas las empresas, y no se diga hablar del comercio electrónico, pero además de forma generalizada hubo un aumento sin precedentes de los empleados que trabajan desde sus casas, creando un inmenso mercado laboral para trabajadores remotos.


Ante la inminente llegada del COVID-19 y el aceleramiento de estos cambios radícales, todas las empresas a nivel mundial tenderán a segmentar a sus trabajadores en tres categorías:


1) Trabajadores esenciales, aquellos que son indispensables para que el negocio siga operando y que deberán de mantenerse, pero tendrán que adaptarse a las nuevas políticas o procedimientos que requiere la empresa.

2) Trabajadores Remotos, aquellos que pueden seguir trabajando, pero ahora deben hacerlo de forma remota, es probable que conserven sus puestos de trabajo pero que requieren de nuevas habilidades que les permitan desempeñarse óptimamente en su nuevo entorno remoto/digital.

3) Trabajadores Desplazados, aquellos que han sido o serán desplazados de sus trabajos a corto plazo y potencialmente para siempre, ellos tendrán que transformarse y encontrar nuevas oportunidades en otras industrias o al menos en nuevos puestos de trabajo.