¿Eres Feliz?



Si hay algo que todos tenemos en común, es que todos queremos ser felices. Pero no todos buscamos la felicidad de la misma manera, o inclusive no todos tenemos un significado en común de lo que nos hace felices. Para algunos se basa en los sentimientos de alegría, gozo, placer o satisfacción, mientras que para otros se mide con base a los logros en su vida personal o profesional. Seguramente tú tienes una definición y percepción conforme a tus valores y experiencia de vida, pero si en este momento te preguntara ¿Eres feliz? ¿Cuál sería tu respuesta? y más importante aún ¿Cuáles serían tus argumentos para justificar tu veredicto?


Obtén un FullDay-Pass por sólo $499 totalmente reembolsable

Entra a la sesión virtual de "Psicología Positiva" este por un costo mínimo, acreditable a tu pago de inscripción o reembolsable en caso de que la sesión no haya sido de tu interés. Inscríbete aquí.


Acceso completo (Horarios de sesión)

Viernes de 15:00 a 18:00, sábado de 9:00 a 18:00 y domingo de 9:00 a 14:00.



Estas mismas preguntas son las que en los últimos años han impulsado el desarrollo y propagación de lo que hoy conocemos como Psicología Positiva. Si bien estas preguntas no son algo nuevo ya que desde tiempos de la antigua Grecia podemos encontrar antecedentes en los escritos de Aristóteles y algunos otros grandes filósofos sobre términos como la Eudaimonía que hablan del “bienestar”, del “florecimiento humano” y de la “prosperidad”. La realidad es que por más de medio siglo la Psicología (ciencia que trata el estudio y el análisis de la conducta y los procesos mentales de los individuos y de grupos humanos en distintas situaciones) solo se había enfocado en aspectos negativos y patológicos del ser humano como la ansiedad, el estrés, la depresión, esquizofrenia, alcoholismo, etc. dejando de enfocarse en el estudio de aspectos positivos como pudieran ser la creatividad, la inteligencia emocional, el humor, la sabiduría, el bienestar psicológico (felicidad), la resiliencia, etc.


Fue hasta los finales de los años 1990 que un grupo de psicólogos y académicos encabezados por Martin Seligman se propone investigar los aspectos saludables del ser humano, haciendo de la Psicología Positiva una nueva corriente que busca comprender las emociones positivas, desarrollar la fuerza y la virtud, y proporcionar guías para encontrar lo que Aristóteles llamó la “buena vida”.

“No apuntes al éxito; cuanto más apuntes a él y lo conviertas en un objetivo, más lo perderás. Porque el éxito, como la felicidad, no se puede perseguir; debe sobrevenir … como un efecto secundario involuntario de la dedicación personal de uno a un curso más grande que uno mismo”. — Victor Frankl en El hombre en busca del sentido.

Encuentra las emociones positivas en tu vida.

Una de las películas animadas más aclamada de los últimos años es Inside Out (Intensamente) de Pixar y con justa razón ya que da a sus espectadores una clara perspectiva de la importancia de las emociones en el desarrollo de la mente humana. Y son precisamente las emociones el primer elemento en el modelo de bienestar propuesto por Seligman.


Las emociones positivas que buscamos son: alegría, flujo, jubilo, placer, contentamiento, serenidad, esperanza y éxtasis. Pero ¡cuidado! no es así de simple, estas emociones deben de contar con un elemento adicional para que puedan contribuir realmente a nuestra felicidad. Las emociones positivas deben de estar vinculadas a nuestras virtudes y fortalezas para que produzcan felicidad auténtica y una gratificación abundante. El ser humano a lo largo del tiempo ha creado atajos para estas emociones que pueden ir desde las drogas, chocolates, sexo sin amor, las compras excesivas, la televisión, redes sociales, entre otras cosas. Pero a la larga si utilizas estos atajos para obtener gratificaciones al corto plazo, te estarás encaminando a una vida vacía y carente de sentido.


Lo mejor es anclarlas sólidamente a tus experiencias, estas emociones se pueden experimentar haciendo énfasis en el pasado, cultivando la gratitud y el perdón. Haciendo énfasis en el presente saboreando los placeres físicos y la atención plena (mindfulness). Y por último haciendo énfasis en el futuro a través de la construcción de esperanza y optimismo.


No todo en la vida será de color de rosa, pero lo que si hace una gran diferencia de como vives los momentos difíciles o complicados es la perspectiva que utilizas, genéticamente hay personas más dispuestas a ser optimistas y ver el lado bueno de las cosas, mientras que hay otras que somos pesimistas e inclusive en situaciones de júbilo logran ver el lado negativo, esto, aunque es algo predispuesto puede alterarse de forma consciente. No hace falta decir que los que viven su vida con una óptica optimista son más felices.


Las emociones son el elemento más importante en cuanto a la contribución de la felicidad humana, pero de ninguna manera son el único.

Comprométete con algo y busca llegar al estado de Flujo.

Todos hemos experimentado esos momentos en donde una tarea o actividad te absorbe de tal manera que parece ser que nada más en el mundo te importa, tu nivel de concentración es extraordinario a tal grado que permaneces por horas inmerso en el despliegue de tus habilidades, fortalezas o de tu atención a tal grado que pierdes la noción del tiempo por completar esa actividad retadora.


Estos momentos es lo que Mihaly Csikszentmihalyi denomina experiencias optimas en su libro Flow, son tan importantes que inclusive llegan a definir los mejores momentos de nuestras vidas. Para la gran mayoría estos momentos ocurren cuando el cuerpo o la mente de una persona se lleva a sus límites haciendo un esfuerzo voluntario para lograr un objetivo que parece difícil, pero vale la pena esforzarse para alcanzarlo. Por lo tanto, estas experiencias optimas son algo que nosotros hacemos que suceda.


Para aumentar las experiencias optimas en tu vida es necesario que hagas un análisis en donde identifiques cuáles son tus fortalezas y cuáles son tus debilidades. Un buen libro y estudio es el de Strengthfinder, para entrar en estado de flujo es necesario tener un reto que ponga a prueba tus talentos de manera suficiente para llevarlos al límite, pero no de forma desmedida que te lleve a la frustración.


Cultivar relaciones con otras personas te hace más feliz.

Los seres humanos por naturaleza somos seres sociales, es la base de nuestro éxito evolutivo, de nuestra organización social, política y económica. No es extraño entonces saber qué otra dimensión de nuestra felicidad depende de la fortaleza de nuestras relaciones con otras personas.


Podemos ver a nuestras relaciones cómo amplificadores de nuestra felicidad, muy poco de lo que nos hace felices se vive en solitario, la mayor parte se comparte con alguien más, ya sea nuestros padres, amigos, pareja, hijos, amigos e inclusive extraños. Para la psicología positiva uno de los momentos que con mayor certeza van a contribuir a tu bienestar son aquellos en los que haces una obra de caridad, en otras palabras, si quieres mejor tu felicidad hazlo haciendo felices a los demás.


El mantener y desarrollar relaciones sólidas con las personas que son importantes para nosotros magnifica nuestra capacidad de amor, compasión, amabilidad, empatía, trabajo en equipo, cooperación, autosacrificio, etc. lo que al final impacta directamente en nuestro bienestar y nuestra felicidad.


Dale Carnegie en su libro “Cómo ganar amigos e influir sobre los demás” genera una gran variedad de sugerencias para mejor tus relaciones con las personas que te importan, te recomiendo echarle un vistazo.


Obtén un FullDay-Pass por sólo $499 totalmente reembolsable

Entra a la sesión virtual de "Psicología Positiva" este por un costo mínimo, acreditable a tu pago de inscripción o reembolsable en caso de que la sesión no haya sido de tu interés. Inscríbete aquí.


Acceso completo (Horarios de sesión)

Viernes de 15:00 a 18:00, sábado de 9:00 a 18:00 y domingo de 9:00 a 14:00.



Busca ser parte de algo más grande que tú.

Encontrarle significado y propósito a tu vida te hará más feliz, esto deriva de pertenecer y servir a algo más grande que uno mismo. Es ahora entendible la existencia de tantas instituciones sociales, ya que son habilitadoras de este sentido de significado para las personas, la religión, la familia, grupos de ciencia, grupos políticos, organizaciones laborales, entidades de justicia, comunidades, causas sociales o medioambientales, entre otras.


En otras palabras, con base en tus valores y creencias es de suma importancia encontrarle sentido a tu vida, esto permitirá que detrás de cada uno de tus objetivos o metas propuestas subyazca un significado que lo hace trascendental. No es extraño entonces que las personas que tienen claro su propósito de vida son más felices que las que no, hoy también es aceptado aquellas personas que tienen fuertes conexiones o relaciones con otras personas obtienen significado y sentido de propósito en sus vidas.